Pocas causas producen tanto dolor de cabeza y temor como oír ruidos del auto que no conocemos. Un pequeño silbido, un traqueteo, cualquier cosa fuera de lo normal es suficiente en muchas personas para llegar a pensar que a) el auto se está viniendo abajo b) terribles gastos en mecánico se avecinan. Antes de aterrorizarte, conviene que conozcas mejor a tu vehículo: hay ruidos del auto que te advierten que algo no está bien y que es necesario reparar antes de que se ocasionen daños mayores. Algunos de los ruidos del auto más frecuentes Los silbidos. Los silbidos se deben en general a una fuga en el caño de escape o junta de múltiple solapada. Un silbido aparece cuando los gases son expulsados[…]