Al momento de proteger un vehículo, los usuarios buscan la mejor cobertura posible: contra todo riesgo, que los resguarde ante cualquier eventualidad y, de ser posible, que no sea muy caro de mantener. Sin embargo, existe una realidad detrás del número final. Se suele creer que solo el modelo y el año del auto o moto alcanzan para estimar el precio de una póliza. No obstante, detrás de cada consulta hay una exhaustiva investigación y de cada valor, una serie de variables. Entonces, al momento de hablar con un Productor de Seguros, todas las preguntas -y sus respuestas- importan. El cuestionario arma un perfil y establece, a fin de cuentas, el precio de la póliza. Si bien la información requerida puede variar entre empresas, todas siguen una línea[…]